EL CUADERNO DE SARA

Julio de la Rosa

Valorado 5.00 sobre 5 basado en 1 puntuación de cliente
(1 valoración de cliente)

16,95 

Ref: 0024-RRCD Categoría:

Descripción

En el corazón de las tinieblas

Esta es una película sobre un viaje, el de Laura (Belén Rueda), en busca de su hermana, Sara (Marián Álvarez), colaboradora de una ONG a la que después de dar por desaparecida tras un par de años sin tener noticias acerca de su paradero, de repente se la identifica en una foto que permite albergar esperanzas acerca de que siga con vida en el interior de una de las regiones más recónditas del Congo, en pleno corazón de África, o lo que es lo mismo, en el corazón del horror. Es un viaje en el cual el espectador acompañará a la protagonista a las entrañas de ese horror, territorio dominado por Señores de la Guerra sin escrúpulos, en el que no se escatimará detalle alguno de lo que allí ocurre ante la hipócrita indiferencia del civilizado mundo occidental. Y es que de vez en cuando surgen películas valientes que, como la perpetrada por Norberto (Tito) López-Amado, se atreven a adentrarse en el pozo más oscuro de la desigualdad, aquel en el que predomina “la ley del más fuerte”, con la intención de sacar a la luz la realidad del mundo en el que vivimos todos, pero en el que unos sufren mucho más que otros. Esa parte del mundo olvidada hasta por los telediarios. Rodada en la República de Uganda, y contando con la complicidad e implicación de Rueda, actriz con la que López-Amado ha vuelto a repetir tras el éxito obtenido con Los ojos de Julia, la película sumerge poco a poco al espectador en ese paisaje tan exótico como ancestral, toda vez que descubre la cruenta realidad de lo que allí acontece. Es un auténtico choque de civilizaciones. Traumático. Tanto, que el planteamiento que realiza el compositor, Julio de la Rosa, se sustenta más en un punto de vista interior que no en el que pudiera derivarse de la pura descripción, bien del cautivador paisaje ecuatorial como de la acción que en el mismo se desarrolla.

De ahí el carácter hipnótico que destila la música (“La guerra”), a la que sin duda ayuda el empleo de la electrónica tal y como suele ser habitual en los modos y maneras del compositor, la cual sin resultar enfática consigue reclamar la atención del público (algo que ya le valió el Goya por su trabajo en La isla mínima), resultando unas veces tensional (“Aterrizaje”, “Masacre”, “En la frontera”), otras oscura (“Documentales”, “Hermana”), así como desasosegante (“Captura”, “El horror”). No obstante, siempre mesurado y conciso, de la Rosa no renuncia a ofrecer un punto de épica en este tratamiento fruto del cual es la incorporación de determinados elementos étnicos (“Africa”, “Sierpes”, “Venganzas”), así como una adscripción mucho más emocional vinculada principalmente a las hermanas protagonistas (“El cuaderno”, “En el aire”, “Sacrificio”, “Laura y Sara”, la bella “Nana” final), pero también a los diferentes encuentros y desencuentros que Laura enfrentará a lo largo de su peligroso e iniciático periplo (“Sola en la ciudad”, “Cara a cara”, Barca noche”, “Despedidas”).

La partitura se articula en torno al tema de Sara, que dada su vinculación (y también desencuentro) con su hermana Laura, ambas comparten y que aparece por primera vez en “El cuaderno”, salpicando aquí y allá las imágenes (“Jamir”, “Barca día”) para hacernos partícipes de ese vehículo emocional que imprime tesón y empeño a la búsqueda del familiar desaparecido, tan necesario a su vez para que la historia no se hunda en la espeluznante galería de imágenes que la miseria de la descripción de la hobbesiana “guerra de todos contra todos” implica, y ante la que se asiste atónito tanto en la sala de cine como lo hace la propia Laura en aquellos exóticos parajes. El compositor parte de su gusto por el detalle minimalista al objeto de llevar de la mano a la protagonista y adentrarse en ese corazón de las tinieblas donde habita el terror. Un viaje al fin de la noche en el que, a pesar de todo, aún están presentes colaboradores y ONGs que trabajan sobre el terreno en circunstancias tan extremas, sin arredrarse ante la congoja y las situaciones límite.

Julio de la Rosa enfrenta ese viaje, y como ya hiciera con Grupo 7 (recién editada también por Rosetta), la citada La isla mínimaEl hombre de las mil caras, y la reciente serie de televisión, La peste, su trabajo se convierte en el subtexto emocional, en la estructura del relato, de tal modo que se transmuta en su columna vertebral y en el principal valedor de lo que las imágenes muestran de un modo tan aterrador como enternecedor, logrando de este modo una implicación estética intrínsecamente ligada al epicentro de la narración, toda vez que se despoja del encasillamiento genérico vinculado al thriller, género al que en un principio habría quedado abonado debido a sus iniciales éxitos. Nada más lejos de la realidad. Esa misma que igual pone los pelos de punta ante los excesos de la barbarie, como hace creíble la existencia de alguna posibilidad para la bondad y la solidaridad humanas, y que consigue situarnos (de momento) más allá de la indiferencia. En el punto exacto en que se encuentra la música de Julio de la Rosa.

Frederic Torres

 

Jewell box con libreto de 8 páginas con fotos en color y texto en inglés y español

 

Traklist

 

  1. En la ciudad (1,40)
  2. La guerra (2,05)
  3. Hermana (2,15)
  4. África (0,57)
  5. En el aire (1,52)
  6. Aterrizaje (0,53)
  7. El cuaderno  (0,43)
  8. Jamir (0,47)
  9. Masacre (1,44)
  10. En la frontera (3,46)
  11. Fantasmas (0,53)
  12. Padre y control (3,08)
  13. Sierpes (2,05)
  14. Nana flashback (1,49)
  15. El horror (5,43)
  16. Despedidas (3,46)
  17. Documentales (2,07)
  18. Captura (2,30)
  19. Venganzas (5,05)
  20. Sacrificio (2,31)
  21. Laura y Sara (4,16)
  22. Nana (2,04)

Total time: 52,39

1 valoración en EL CUADERNO DE SARA

  1. Valorado en 5 de 5

    JUAN M. ARBONA COMELLAS

    Enhorabuena Julio por tu excelente trabajo.

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *